S?bado, 08 de mayo de 2010

Dicen que la primera impresión es la que cuenta. Debe de ser cierto, o al menos lo era para los pintores que se tomaron muy en serio plasmar la primera impresión que obtenían de cualquier sitio o de cualquier persona. Sin embargo, el único que verdaderamente fue impresionista y el que acuñó el término fue Edouard Manet, aunque los demás se le adhirieron detrás, haciéndose llamar impresionistas.

Los más importantes fueron Manet, Renoir y Monet, aunque el más polémico fue Manet, que cada vez que exponía la sociedad ponía el grito en el cielo. Si no era por la prostituta Olimpia, era por el Desayuno en la hierba y sino por cualquier otro motivo relacionado con su vida privada. En cuanto a Renoir se caracterizó por ser el pintor de la alegría, pues como bien decía: "Hay demasiadas cosas malas en el mundo como para que las plasmemos en los lienzos". Monet sólo se interesó por el efecto de la luz sobre el mundo y pintó tantas veces una misma cosa que acabas viéndola diferente.

La japonesa de Monet.

La estación de San Lázaro. También de Monet.

El columpio, obra de Renoir.

El moulin de la Galette. Obra de Renoir.

El polémico Desayuno sobre la hierba de Manet. Se sabe que el cuerpo era el de su mujer al estar más gorda y la cabeza la de su amante.

Folies bergere, también de Manet.


Tags: arte, pintor

Publicado por Amane_Hitchcok @ 12:06  | Pintura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios